Archivo de Tags: Oferta complementaria

05 Nov de 2011

La era de la oferta complementaria

Vieja, obsoleta, repetitiva, de ínfima calidad… La oferta complementaria española de las zonas más turísticas de nuestro país necesita un apoyo definitivo y coherente para poder salir de la vía muerta en la que se encuentra. La Administración central -el ministerio de turismo si finalmente lo hubiera- deberá asumir y coordinar el cambio que necesita este subsector clave del turismo, ya que es un elemento primordial a la hora de garantizar la competitividad de España en el futuro.
Ya no estamos en los años 70, ya no vale vender siempre los mismos souvenirs que el de al lado: España necesita una oferta complementaria al servicio del destino, una oferta con productos capaces de atraer a nuevos visitantes, capaz de convertirse en el elemento que haga que un viajero decida venir aquí y no marcharse a otros lugares, más exóticos, más baratos.
Cierto es que durante años la oferta complementaria ha sido la gran olvidada del sector turístico de nuestro país. Ha crecido a la sombra de los grandes hoteles, a su manera, sin pautas ni objetivos globales y sólidos, creando una amalgama de comercios y restaurantes clónicos que se repiten sin descanso en las zonas turísticas maduras españolas.
Durante años vivieron de la bonanza, ganaron y no reinvirtieron lo suficiente creyendo que tenían en sus manos la gallina de los huevos de oro. Y la tenían. Pero los tiempos cambian y el Todo Incluido de los todopoderosos hoteles sumado a la lucha de precios con los touroperadores no les ha ayudado a conservarla.
Poco a poco, estos pequeños empresarios nacidos alrededor del poder de las cadenas hoteleras se quedaron con muy poco margen para la inversión, condenados a lo que son ahora: Lugares con escasa o nula afluencia de público, ínfimas ventas y pendientes de colgar el cartel de se traspasa de un momento a otro.
La gran mayoría vende lo mismo que hace 40 años y ofrece los mismos platos combinados en los que la calidad brilla por su ausencia. Pero en los últimos años, por suerte, estamos asistiendo a un tímido despertar: Nuevos empresarios que apuestan por locales de calidad, diferentes, con valor añadido por sí mismos y para el conjunto del destino. El
La innovación, la apuesta por nuevas vías de negocio diferentes, productos alternativos al sol y playa … Todo eso que hemos estado hablando en las últimas semanas gracias a esta plataforma que ha puesto en marcha Hosteltur Noticias de Turismo cobra sentido al hablar de la oferta complementaria: Gastronomía, enología, cultura, ecología, deporte, arte, estilo de vida, moda e incluso la formación son elementos que hoy por hoy marcan la diferencia, nos hacen competitivos y logran que muchos turistas vengan a nuestro país cada año.
Este camino, que algunas administraciones y organizaciones privadas llevan años asfaltando, tiene que tener un respaldo global, de todo el sector y de las instituciones públicas, con el fin de consolidar una oferta tan completa que pueda hacer frente a los precios de nuestros competidores.
Pero no sólo los empresarios de este subsector han de tomar las riendas de su futuro y apostar fuerte. Es necesario que las grandes cadenas hoteleras se conciencien de esta realidad, dejen de darle la espalda a la oferta complementaria y se sepan volcar en ella para mejorar su oferta de alojamiento, contribuyendo a un sistema de economía global y fuerte para el destino.
Convenios y acuerdos, campañas conjuntas, promociones de destino integrales… La colaboración puede tener mil formas, pero lo que hay que tener claro es que, ahora, los unos sin los otros son poco más que nada. Esta unión puede ser la fuerza clave que revitalice destinos en declive.
La Administración central ha de fomentar estos acercamientos, debe incentivar la promoción de los nuevos productos, de las ofertas complementarias de calidad e impulsar a los que todavía viven anclados en el pasado a dar el salto. El futuro es hoy. No vayamos a desaprovecharlo.

Vieja, obsoleta, repetitiva, de ínfima calidad… La oferta complementaria española de las zonas más turísticas de nuestro país necesita un apoyo definitivo y coherente para poder salir de la vía muerta en la que se encuentra.

La Administración central -el ministerio de turismo si finalmente lo hubiera- deberá asumir y coordinar el cambio que necesita este subsector clave del turismo, ya que es un elemento primordial a la hora de garantizar la competitividad de España en el futuro.

Ya no estamos en los años 70, ya no vale vender siempre los mismos souvenirs que el de al lado: España necesita una oferta complementaria al servicio del destino, una oferta con productos capaces de atraer a nuevos visitantes, capaz de convertirse en el elemento que haga que un viajero decida venir aquí y no marcharse a otros lugares, más exóticos, más baratos.

Una oferta complementaria que saborear

Cierto es que durante años la oferta complementaria ha sido la gran olvidada del sector turístico de nuestro país. Ha crecido a la sombra de los grandes hoteles, a su manera, sin pautas ni objetivos globales y sólidos, creando una amalgama de comercios y restaurantes clónicos que se repiten sin descanso en las zonas turísticas maduras españolas.

Durante años vivieron de la bonanza, ganaron y no reinvirtieron lo suficiente creyendo que tenían en sus manos la gallina de los huevos de oro. Y la tenían. Pero los tiempos cambian y el Todo Incluido de los todopoderosos hoteles sumado a la lucha de precios con los touroperadores no les ha ayudado a conservarla.

Poco a poco, estos pequeños empresarios nacidos alrededor del poder de las cadenas hoteleras se quedaron con muy poco margen para la inversión, condenados a lo que son ahora: Lugares con escasa o nula afluencia de público, ínfimas ventas y pendientes de colgar el cartel de se traspasa de un momento a otro.

La gran mayoría vende lo mismo que hace 40 años y ofrece los mismos platos combinados en los que la calidad brilla por su ausencia. Pero en los últimos años, por suerte, estamos asistiendo a un tímido despertar: Nuevos empresarios que apuestan por locales de calidad, diferentes, con valor añadido por sí mismos y para el conjunto del destino. El futuro.

Es la era de la oferta complementaria, es su momento y hay que saber aprovecharlo. Un destino es atractivo o no en función de lo que ofrezca, el alojamiento ha dejado de ser lo principal (si algún día lo fue) para ser una herramienta más que garantiza unas buenas vacaciones. La innovación, la apuesta por nuevas vías de negocio diferentes, productos alternativos al sol y playa

Todo eso que hemos estado hablando en las últimas semanas gracias a esta plataforma que ha puesto en marcha Hosteltur Noticias de Turismo cobra sentido al hablar de la oferta complementaria: Gastronomía, enología, cultura, ecología, deporte, arte, estilo de vida, moda e incluso la formación son elementos que hoy por hoy marcan la diferencia, nos hacen competitivos y logran que muchos turistas vengan a nuestro país cada año.

Oferta complementaria, una renovación necesaria

Este camino, que algunas administraciones y organizaciones privadas llevan años asfaltando, tiene que tener un respaldo global, de todo el sector y de las instituciones públicas, con el fin de consolidar una oferta tan completa que pueda hacer frente a los precios de nuestros competidores.

Pero no sólo los empresarios de este subsector han de tomar las riendas de su futuro y apostar fuerte. Es necesario que las grandes cadenas hoteleras se conciencien de esta realidad, dejen de darle la espalda a la oferta complementaria y se sepan volcar en ella para mejorar su oferta de alojamiento, contribuyendo a un sistema de economía global y fuerte para el destino.

Convenios y acuerdos, campañas conjuntas, promociones de destino integrales… La colaboración puede tener mil formas, pero lo que hay que tener claro es que, ahora, los unos sin los otros son poco más que nada. Esta unión puede ser la fuerza clave que revitalice destinos en declive.

La Administración central ha de fomentar estos acercamientos, debe incentivar la promoción de los nuevos productos, de las ofertas complementarias de calidad e impulsar a los que todavía viven anclados en el pasado a dar el salto. El futuro es hoy. No vayamos a desaprovecharlo.

Un post de Eva Diz, redactora de Contenido SEO