Archivo de Tags: Felicidad

25 Jul de 2010

Cuando el éxito no se mide en euros

Es fácil reconocer el éxito en términos económicos. Tu proyecto gusta. Vendes y, sorpresa, te compran sin que tú generes el desencadenante de la decisión porque es el propio cliente quien lo demanda. Cuando lo piensas no lo puedes evitar: de alguna forma has abrazado el éxito y disfrutas con la satisfacción que ello supone. Sin embargo, no todo el monte es orégano.

Existen dos compensaciones básicas para quienes trabajan por cuenta ajena:

  1. El reconocimiento (la consideración de los demás por la capacitación profesional, méritos y competencias que se poseen) y
  2. El dinero (la retribución económica que se entrega a cambio).

Hay otras, por supuesto, pero sin al menos reconocimiento o dinero no se suele hacer un buen trabajo para otros. De hecho, las frustraciones laborales más comunes tienden a ser expresadas en alguno de esos dos escenarios.

Cuando el éxito no se mide en euros. Foto: Swimming de Bayu Harsa

En un proyecto empresarial personal las compensaciones difieren ligeramente. Reconocimiento y dinero se agradecen, claro, pero no bastan. Son fenomenales si los tienes y reafirman la necesaria vanidad que habita en cada uno pero también se agotan en sí mismos. No van mucho más allá si se pueden ver con cierto escepticismo.

Reconocimiento y dinero no son suficientes para medir el éxito de un proyecto empresarial personal. Generan una motivación evidente pero no sirven para explicar qué mueve a una persona a implicarse por encima de sus límites conocidos, a vincular todas sus energías al desarrollo de su actividad, a pensar en un horario 24/7 sobre cómo enfocar mejor su trabajo… a tantas y tantas privaciones, molestias y sufrimientos que pueden parecer pequeñas perversiones propias de masocas a quien no las haya vivido en primera persona.

Encontrar qué motivaciones producen eso no sólo se intuye como la respuesta a las claves con las que medir el éxito, sino quizá también a las claves de la propia vida.

Hecha la reflexión sobre la vertiente profesional, siempre aparece el proyecto de vida que tiene cada uno. Proyecto de vida como la definición de los objetivos que persigue una persona para procurar su felicidad.

Afortunadamente cualquiera puede hallar en las motivaciones que van más allá del valor de las compensaciones económicas (dinero) y sociales (reconocimiento) comentadas aquí la justificación a lo que le mueve para ser feliz. Llegar a ser lo que uno desea ser sí mide el éxito y la felicidad personal.

No todo se mide en euros. La clave es el proyecto de vida.

Dedicado a Juan Carlos Vich. Contenido SEO le desea lo mejor en su nueva aventura empresarial.

06 Jul de 2010

Conquistar el miedo es el comienzo de la riqueza

“Mi consejo es que, de entrada, no se crean lo que les dicen. Tampoco lo que yo digo, excepto lo que sigue: Reflexionen y busquen con humildad pero con determinación lo verdadero o lo correcto. No digan sin más ‘todo es igual’. Si lo hacen, ganarán ‘ellos’, no usted.

Por favor, no tenga miedo a decir en voz alta lo que cree (si lo ha reflexionado), no tenga miedo a que cualquier sacerdote (laico o no) le diga que es rancio, casposo u otros insultos progres. Se debe respeto a sí mismo, no a estos mequetrefes. Como decía Bertrand Russell: ‘Conquistar el miedo es el comienzo de la riqueza”.”

El magnífico razonamiento anterior es palabra de Sebastián Urbina, un “héroe” por recordarle a estudiantes de último año de Derecho de la UIB que tenían la obligación de pensar por sí mismos.

Conquistar el miedo... Imagen de Studio Porto Sabbia

Si el miedo guarda estrecha relación con los distintos elementos que conforman una cultura, sólo hace falta discernir en ella para conocer qué lo causa. El hombre del coco de hoy en día en nuestra cultura se llama paro, hipoteca o incertidumbre pero también responsabilidad, rigor y compromiso.

“Conquistar el miedo es el comienzo de la riqueza” es un buen principio moral que redunda en beneficio de la propia persona y de su capacidad crítica.

Pensar por uno mismo es un reto. Como cuestionar la autoridad. Como tener conciencia crítica sobre lo que haces y te rodea. En el ejercicio de pensar cada uno debe liberarse de sus propias cadenas, debe abandonar la felicidad de las ovejas en la que está instalado para precisamente vencer la cultura del miedo. Alcanzar la verdad propia no es fácil. Requiere reflexión, una búsqueda individual, esfuerzo, entender que las principales causas de la crisis son internas.

Sea valiente. No dé más razones a quienes “todo le da igual”, a quien desprecia su propia dimensión moral. Necesitamos modelos sobre los que crecer y mejorar. Y esa responsabilidad nos incumbe a todos. Lo que no queremos ser ya está al alcance de la mano. La cultura del éxito rápido, sin esfuerzo, sin rigor, que desprecia el análisis, la reflexión y la crítica está suficientemente instalada entre nosotros.

Sé rico, conquista tu miedo.