Archivo de Tags: conocimiento

20 May de 2011

Libro de posicionamiento SEO de TallerSEO

Gracias a un tweet de taller SEO se facilita un enlace a una descarga de un libro SEO gratuito con 250 páginas con ejercicios y una guia para no iniciados.

Su autor Miguel es un conocido SEO que además de TallerSEO y Libro SEO también presta servicios a través de Marketing Online Valencia.

El libro SEO que se adjunta aquí contiene un índice francamente útil para quien se inicie en el SEO y para quienes quieran ir un poco más allá, además de ejercicios y un enfoque práctico.

29 Dic de 2010

Preguntas útiles para formular a un SEO

Consultando las páginas de Webmaster Tools de Google se puede acceder a una buena exposición de la necesidad de gestionar correctamente las herramientas para webmasters que el propio buscador facilita para interés general.

En una de estas páginas aparecen algunas preguntas útiles para formular a un SEO como:

  • ¿Pueden mostrarme ejemplos de su trabajo y conocer la experiencia de sus clientes?
  • ¿Qué tipo de resultados esperan obtener y en qué plazo de tiempo?; ¿cómo se mide el correcto funcionamiento del sitio?
  • ¿Qué experiencia tienen en el sector en que opera mi empresa?
  • ¿Cuáles son las técnicas de optimización más importantes que utilizan?
  • (…)

Y además de las preguntas SEO de Webmaster Tools, Contenido SEO avanza otras preguntas más que plantear en una negociación SEO como:

  • ¿Pueden calendarizar las acciones en el tiempo? ¿Se pueden comprometer a una hoja de ruta?
  • ¿De cuánto tiempo disponen para trabajar en mi proyecto? ¿Qué prioridad ocupa mi web en el día a día respecto a los demás clientes que su empresa tiene?
  • ¿Cuál es el tiempo de respuesta a un correo electrónico que se compromete conmigo? ¿Cuál es el tiempo de resolución de los errores cometidos por su empresa? ¿Qué compensaciones se derivan de sus errores u omisiones?
  • ¿Qué persona/s se ocuparán de gestionar las tareas SEO de mi web? ¿Qué sucede si la persona que realmente va a trabajar en mi web no está tan capacitada como el SEO que ha cerrado el acuerdo comercial?
  • ¿Qué sucede si una vez firmado el contrato las herramientas que emplea como su CMS son insuficientes o incapaces de optimizar el SEO de mi web? ¿Pueden mejorar/resolver esas lagunas sin coste?
  • ¿Qué acciones pueden llevar a cabo para que la inversión realizada en contratar su conocimiento revierta en el personal de nuestra empresa? ¿Puede detallar qué acciones harán y si éstas tienen coste?
  • ¿Qué servicios no incluidos en el precio pueden proponer para mi web? ¿Qué clase de seguimiento y consultoría son capaces de facilitar sin coste?
  • ¿Qué medidas pueden proponer para ligar su retribución a la consecución de resultados positivos para mi empresa? En caso de que la remuneración de su empresa no se vincule a los objetivos de éxito que ambos acordamos, ¿qué sucede si no consiguen los resultados esperados? ¿Existirá algún mecanismo de compensación?
  • ¿Qué responsabilidades asume su empresa en caso de imprudencia, negligencia, falta de voluntad, empleo de prácticas de Black Hat SEO, desconocimiento y/o mala praxis SEO? ¿Éstán todas estas responsabilidades contempladas por contrato?
  • ¿Cómo podríamos resolver libremente el contrato si decidiéramos hacerlo? ¿Qué cláusulas/penalizaciones establecen en caso de una ruptura unilateral?

Preguntas útiles SEO. Foto: Robert Pasti

Seguramente no sean todas estas preguntas relevantes para todos los sitios web, pero en conjunto rezuman un sentido común que trasladar al profesional/empresa SEO para testear la posible confianza que en nosotros como clientes es capaz de despertar.

Superado el debate de ¿subcontratar o no subcontratar?, a la hora de poner en valor los servicios de un profesional que pueda desarrollar la estrategia o acciones SEO de una web es conveniente conocer la capacidad, habilidades, conocimientos, técnicas, recursos y enfoques que pueda proporcionar… tanto él como el equipo con el que trabaja.

La ignorancia SEO en la que uno mismo pueda vivir no exime de preguntar, contrastrar, requerir información. El SEO es una inversión más de una empresa. Y como tal debe ser ponderada en las preguntas que trasladar al profesional SEO.

17 Abr de 2010

Algunas reflexiones sobre el nuevo paradigma de la comunicación

Información, opinión, conocimiento, sabiduría e introspección no son sinónimos.

En el empleo que comúnmente hacemos de estas palabras confundimos opinión con información, conocimiento con sabiduría, introspección con conocimiento… La etimología, significado, alcance o valor de cada uno de ellas es diferente.

La confusión actual es notable. No sólo obedece a la mera ignorancia de quienes las utilizamos. También se puede explicar brevemente en algunas praxis y roles de los diferentes actores implicados.

1. Información vs opinión

Los medios de comunicación tradicionales disfrazan su opinión como noticias de información que publican para consumo continuo.

Aproximarse a la vulgar dimensión deontológica de los medios tradicionales, que parecen desconocer en cada noticia política la diferencia entre un juicio de valor y un juicio de hecho, está al alcance de cualquiera.

Echar un vistazo a las portadas de El País o El Mundo, escuchar la Ser o la Cope, ver el noticiario de La Sexta, atender a los debates de Intereconomía… la pequeñez deontológica con la que se emplean los medios tradicionales que conforman la opinión de la ciudadanía sólo parece encontrar un equivalente: su recurrente vulgaridad moral.

2. Ego y conocimiento

La cultura de captación de la atención tan típica de las redes sociales tiende a penalizar el conocimiento que albergan con la sucesión continua de comentarios, documentos o tweets irrelevantes.

En las redes es habitual que unas relaciones (de poder o personales) se impongan a otras relaciones más provechosas (las que atienden al conocimiento y el valor del contenido).

Es una lástima que en las redes haya tantos factores de distorsión. El autobombo pervierte el espacio común de comunicación entre iguales.

3. Ausencia de introspección personal

La exposición casi 24/7 a las fuentes de información nos impide la reflexión necesaria para conocer por uno mismo qué es lo que opinamos sobre esos mismos asuntos por los que nos interesamos. Sin filtros, solemos incorporar la opinión de lo que leemos, vemos, compartimos.

La introspección es una herramienta de crecimiento personal tristemente en desuso. Carecemos de perspectiva y quizá de voluntad para preguntarnos qué es lo que sentimos por nosotros mismos.

Creemos lo que escuchamos, oímos, recibimos sin detenernos a hacer preguntas básicas. ¿Qué opino yo sobre esto? ¿A qué se debe que apruebe/rechace el asunto? ¿Por qué encuentro correcta/incorrecta mi opinión? ¿A qué obedece mi rechazo/aprobación por lo que pienso?

Algunas reflexiones para un nuevo paradigma de la comunicación
Este post sobre el nuevo paradigma de comunicación en el que vivimos nace al hilo de un experimento personal realizado por Joan Ballester llamado 7 días evadiendo la red.

En él, Joan limita conscientemente su habitual presencia y conectividad con diversas redes sociales. En apenas 7 días Joan nos habla de conocimiento de sus necesidades, de una mejora en su productividad laboral, de haber oxigenado sus rutinas…

Existe un vínculo evidente entre lo que Joan ha experimentado y la necesidad de no confundir la información con la opinión o el conocimiento con la sabiduría.

Las redes son el nuevo paradigma en la comunicación y la configuración de la realidad social. Todos tenemos ahora un altavoz con el que comunicarnos con una multitud, conocida o por conocer.

Por favor no viciemos las redes con las actitudes que nos anulan como individuos con conciencia crítica. Entendamos las redes como espacios con los que construir una realidad mejor, útil y sin los vicios que arruinan lo mucho que pueden ofrecer.