Archivo de Tags: Competencias

13 Feb de 2011

Lecciones de empresa: ¿por qué y cómo abrir una empresa?

¿Por qué abrir una empresa? ¿Cómo enfocar esta empresa y gestionarla? ¿Qué nuevos paradigmas establecen las nuevas tecnologías? ¿Qué conflictos suelen ocurrir en las empresas? ¿Cómo gestionarlos? ¿En qué consiste el concepto de empresa abierta? ¿Qué implica vivir en la incertidumbre?

En el siguiente vídeo debate Julen Iturbe y Genís Roca hacen comprensibles algunas de las claves que la cultura del conocimiento como nuevo paradigma microempresarial abre a aquellos profesionales que aspiran a gestionar sus vidas alrededor de un proyecto propio.

Dos años después de su publicación por la EOI las enseñanzas que comparten estos dos magníficos profesionales sigue vigente y constituye una fuente de inspiración recurrente para quienes tenemos la necesidad de reflexionar y profundizar en enfoques útiles para nosotros mismos y para el entorno que nos rodea.

La hora y 38 minutos de duración del vídeo se queda corta. Es un documento adictivo, de fácil consumo y sobre todo de profunda reflexión.

Vivir cómodo en la incertidumbre no es sencillo. Requiere de convicción, apoyos personales, mucho trabajo, cierta visión, inteligencia práctica, capacidad para relacionarse con clientes y proveedores, habilidades comerciales… y muchas más cosas.

Oportunidad para valientes, el autoempleo representa una creciente alternativa dentro del diverso ecosistema empresarial. El enfoque de empresa abierta es un factor crítico de éxito para empresas y freelances cuya propuesta de valor radica en la aplicación de su propio conocimiento en proyectos propios y de terceros.

Como dice Julen, “valgo lo que vale mi red de contactos”. Y lo bueno de eso es que esa red de contactos representa una muy interesante forma de poder desarrollar proyectos de valor, remunerados o no, con internet como marco de concreción.

El vídeo anterior constituye un excelente documento para testear cómo uno puede afrontar la necesidad de abrir una empresa y la forma de hacerlo.

07 Ene de 2011

La innovación tecnológica no es sinónimo de progreso pero sí de cambio

Toda innovación tecnológica conlleva implícita una promesa de modernidad.

Así sucedió con el periódico, la radio, la tv y también ahora con internet. El mundo nunca volvió a ser igual tras estas innovaciones. Pero de la propia innovación tecnológica no se infiere el progreso de per se. Únicamente la posibilidad de que así sea. Nada más.

Es redundante señalar que para que la gran promesa de la innovación tecnológica del siglo XXI que es internet se convierta en una realidad beneficiosa para tu empresa y/o tu persona hay que cambiar. Y mucho para determinas personas, empresas y sectores cuya alternativa puede ser el abismo. El riesgo es quedarse fuera.

Innovación tecnológica, promesas y retos. Foto: Igor Terekhov

Rueda, imprenta, internet… las ventajas que cada una de estas innovaciones albergan son inmensas. Para beneficiarse de ellas conviene hacer un esfuerzo mental con el fin de tratar de entender el potencial que una innovación tecnológica puede entrañar y los cambios que sin duda despierta en el entorno en el que uno participa.

No es fácil ser consecuente porque en ocasiones las decisiones que hay que tomar son muy dolorosas. Basta observar la industria discográfica, las agencias de viajes tradicionales o los medios de comunicación para los que internet ha laminado el status quo en el que cómodamente vivían, con miles de despidos, cierre de oficinas, pérdida de calidad de producto…

El futuro siempre puede ser un poco más amable de lo que parece en cualquier caso. Ser consciente del cambio y contar con la lucidez necesaria para plantearse los retos que una innovación tecnológica plantea son dos buenos indicadores para iniciar este proceso de cambio. Algunas reflexiones como éstas pueden ayudar:

1. Internet ha traído actores como Google, capaz de acercar a millones de consumidores productos y servicios a coste 0. Google convierte lo gratuito en un modelo de negocio que desarrolla con éxito y alcance global.

  • ¿Cómo podrá competir tu empresa contra eso?
  • ¿Cómo cambia la relación con los clientes y proveedores?
  • ¿Qué estrategia y qué acciones desarrollará en la red?
  • ¿Aprovecha tu empresa todo el valor en forma de filosofía, servicios y actitud que Google pone al alcance?
  • ¿Cuáles son las ventajas competitivas que tu empresa posee en este nuevo entorno?

2. Internet genera un nuevo marco para las personas a las que exige una nueva ética, una actitud diferente, transparencia… y muchas cosas más. Si quieres vivir de acuerdo a la revolución que internet supone:

  • ¿Eres consciente del nuevo marco de relaciones personales que internet define en el ámbito digital? ¿Lo aprovechas?
  • ¿Qué nuevas habilidades y competencias como persona tendrás que desarrollar?
  • ¿Cómo las vas a desarrollar? ¿Qué objetivos deseas lograr con ellas? ¿Cómo medirás el logro de tus objetivos?

EL ROTO... y lo gratis

La innovación tecnológica no es sinónimo de progreso pero sí de cambio. Los cambios se pueden vivir en positivo… o agarrar el bolso. La respuesta depende de ti.

31 Ago de 2009

Jaime Izquierdo, competencias 2.0 e inteligencia corporativa

Uno de los mayores privilegios que atesoran las redes sociales radica en la facilidad para encontrar personas y entornos de gran valor que te permiten crecer, tanto profesional como personalmente. Ejemplos de la afirmación anterior cada uno los puede encontrar con facilidad porque, afortunadamente, abundan en la blogosfera.

En el caso concreto de Contenido SEO pretender reducir a unos cuantos nombres las numerosas aportaciones recibidas sería injusto. Como si se tratara de un cuento borgiano, a partir de cada persona presente en las redes sociales se pueden desentrañar las incógnitas que subyacen al universo.

Sin embargo, me gustaría introducir a Jaime Izquierdo, un reconocido profesional de los recursos humanos y las nuevas tecnologías centrado en la gestión de las competencias 2.0, a quien tenemos el placer de seguir tanto en su blog Competencias 2.0 como encontrar en eventos como Twittpalma.

Hace unas semanas Jaime explicaba 8 competencias 2.0 que había identificado con el fin de gestionar productivamente nuestra presencia en la red.

A modo de resumen, me gustaría transcribir esas 8 competencias con reflexiones entrecomilladas de Jaime.

  1. Iniciativa. “Cuando uno se apunta a cosas del 2.0 tiene que participar”.
  2. Conexión. Entendida como “la capacidad para definir los criterios de conexión”.
  3. Control del tiempo. “No hay un estándar para dedicarle tiempo a la red; el tiempo que sea productivo”.
  4. Información desordenada. “Decidir qué información es la que vamos a mirar con atención y saber buscar”.
  5. Transparencia. Con el fin de “definir el criterio de qué es lo que se quiere enseñar y a quién se lo quieres enseñar”.
  6. Visión global. La red pone a tu alcance la posibilidad “de importar talento y otras opiniones”.
  7. Aportación de valor. Una gestión que invita a un sano ejercicio de autocrítica online: “¿Y yo qué voy a contar?” en la red.
  8. Incertidumbre. Los retos ante lo nuevo prefiguran un hombre siempre necesitado de la reflexión. Como Jaime cita de Kant, “es más inteligente el hombre cuántas más incertidumbres es capaz de soportar”.

Con la intención de aplicar el valioso conocimiento que Jaime comparte en el vídeo, nos gustaría colaborar en esta disertación aportando una reflexión sobre una nueva ¿competencia? no comentada por Jaime: la inteligencia corporativa.

La gestión de la inteligencia corporativa podría explicarse como “la importancia de desarrollar internamente mecanismos para dar a conocer aquello que sustenta la cadena de valor de una organización.”

Es decir, de acuerdo a la inteligencia corporativa, una cultura empresarial de éxito requiere de la transmisión de los valores, principios y misión a todos quienes participan de ella, incluyendo no sólo a empleados, si no también a proveedores, clientes y prescriptores, mientras que una persona con una competencia de inteligencia corporativa sería aquella capaz de entender e interiorizar los procesos que determinan la estructura de valor de una empresa.

¿Qué convierte a la inteligencia corporativa en una competencia 2.0? Es relevante enfatizar que en entornos 2.0 todos actuamos como marcas y medios de comunicación de aquello que nos interesa y nos rodea. Ésa es una de las grandes revoluciones de las redes sociales. De ahí que las personas con una alta competencia de inteligencia corporativa cumplan con una función de la cultura empresarial muy importante en la actualidad: la transmisión de la identidad de la empresa en entornos 2.0, es decir, la difusión del valor de una empresa en entornos que maximizan el valor de la conversación y la interacción con nuestro público objetivo.

"Inteligencia corporativa: aquella competencia que permite entender e interiorizar los procesos que determinan la estructura de valor de una empresa." Imagen de Allegretto

La red proporciona un sinfín de oportunidades para valorar la inteligencia corporativa de una persona. Aquellas empresas que cuentan con personas capaces de transmitir de forma eficaz lo que significan como organización tienen una ventaja competitiva frente a otras empresas que carecen de esta competencia.

Como casi siempre, las empresas que de verdad tienen en sus empleados su mayor activo son aquellas que sí poseen y desarrollan de forma correcta, ya sea consciente o inconscientemente, competencias como la gestión de la inteligencia corporativa y por supuesto las enunciadas en el extraordinario vídeo de Jaime. Un mes después todavía algunos seguimos dándole vueltas…

Gracias de nuevo a Jaime Izquierdo por compartir su conocimiento.