Archivo de Tags: Compensaciones

13 Feb de 2011

Lecciones de empresa: ¿por qué y cómo abrir una empresa?

¿Por qué abrir una empresa? ¿Cómo enfocar esta empresa y gestionarla? ¿Qué nuevos paradigmas establecen las nuevas tecnologías? ¿Qué conflictos suelen ocurrir en las empresas? ¿Cómo gestionarlos? ¿En qué consiste el concepto de empresa abierta? ¿Qué implica vivir en la incertidumbre?

En el siguiente vídeo debate Julen Iturbe y Genís Roca hacen comprensibles algunas de las claves que la cultura del conocimiento como nuevo paradigma microempresarial abre a aquellos profesionales que aspiran a gestionar sus vidas alrededor de un proyecto propio.

Dos años después de su publicación por la EOI las enseñanzas que comparten estos dos magníficos profesionales sigue vigente y constituye una fuente de inspiración recurrente para quienes tenemos la necesidad de reflexionar y profundizar en enfoques útiles para nosotros mismos y para el entorno que nos rodea.

La hora y 38 minutos de duración del vídeo se queda corta. Es un documento adictivo, de fácil consumo y sobre todo de profunda reflexión.

Vivir cómodo en la incertidumbre no es sencillo. Requiere de convicción, apoyos personales, mucho trabajo, cierta visión, inteligencia práctica, capacidad para relacionarse con clientes y proveedores, habilidades comerciales… y muchas más cosas.

Oportunidad para valientes, el autoempleo representa una creciente alternativa dentro del diverso ecosistema empresarial. El enfoque de empresa abierta es un factor crítico de éxito para empresas y freelances cuya propuesta de valor radica en la aplicación de su propio conocimiento en proyectos propios y de terceros.

Como dice Julen, “valgo lo que vale mi red de contactos”. Y lo bueno de eso es que esa red de contactos representa una muy interesante forma de poder desarrollar proyectos de valor, remunerados o no, con internet como marco de concreción.

El vídeo anterior constituye un excelente documento para testear cómo uno puede afrontar la necesidad de abrir una empresa y la forma de hacerlo.

25 Jul de 2010

Cuando el éxito no se mide en euros

Es fácil reconocer el éxito en términos económicos. Tu proyecto gusta. Vendes y, sorpresa, te compran sin que tú generes el desencadenante de la decisión porque es el propio cliente quien lo demanda. Cuando lo piensas no lo puedes evitar: de alguna forma has abrazado el éxito y disfrutas con la satisfacción que ello supone. Sin embargo, no todo el monte es orégano.

Existen dos compensaciones básicas para quienes trabajan por cuenta ajena:

  1. El reconocimiento (la consideración de los demás por la capacitación profesional, méritos y competencias que se poseen) y
  2. El dinero (la retribución económica que se entrega a cambio).

Hay otras, por supuesto, pero sin al menos reconocimiento o dinero no se suele hacer un buen trabajo para otros. De hecho, las frustraciones laborales más comunes tienden a ser expresadas en alguno de esos dos escenarios.

Cuando el éxito no se mide en euros. Foto: Swimming de Bayu Harsa

En un proyecto empresarial personal las compensaciones difieren ligeramente. Reconocimiento y dinero se agradecen, claro, pero no bastan. Son fenomenales si los tienes y reafirman la necesaria vanidad que habita en cada uno pero también se agotan en sí mismos. No van mucho más allá si se pueden ver con cierto escepticismo.

Reconocimiento y dinero no son suficientes para medir el éxito de un proyecto empresarial personal. Generan una motivación evidente pero no sirven para explicar qué mueve a una persona a implicarse por encima de sus límites conocidos, a vincular todas sus energías al desarrollo de su actividad, a pensar en un horario 24/7 sobre cómo enfocar mejor su trabajo… a tantas y tantas privaciones, molestias y sufrimientos que pueden parecer pequeñas perversiones propias de masocas a quien no las haya vivido en primera persona.

Encontrar qué motivaciones producen eso no sólo se intuye como la respuesta a las claves con las que medir el éxito, sino quizá también a las claves de la propia vida.

Hecha la reflexión sobre la vertiente profesional, siempre aparece el proyecto de vida que tiene cada uno. Proyecto de vida como la definición de los objetivos que persigue una persona para procurar su felicidad.

Afortunadamente cualquiera puede hallar en las motivaciones que van más allá del valor de las compensaciones económicas (dinero) y sociales (reconocimiento) comentadas aquí la justificación a lo que le mueve para ser feliz. Llegar a ser lo que uno desea ser sí mide el éxito y la felicidad personal.

No todo se mide en euros. La clave es el proyecto de vida.

Dedicado a Juan Carlos Vich. Contenido SEO le desea lo mejor en su nueva aventura empresarial.