Archivo de categorías: Clientes

13 Jun de 2017

¿A dónde nos llevan los nuevos conceptos de alojamiento familiar?

Más entretenimiento, habitaciones adaptadas a las necesidades de los que viajan con niños, espacios de relax reservados solo para mayores, parques infantiles, áreas de juego y miniclubs con programación más especializada… El concepto de alojamiento para familias está cambiando a un ritmo frenético en las zonas turísticamente más maduras. Mallorca es un ejemplo de ello y Gran Isla, cadena hotelera de vacaciones familiares por excelencia, nos muestra cómo.

Lo de viajar con los niños está al orden del día: ahora pocas son las familias que dejan de disfrutar de sus días de relax en el destino soñado simplemente porque, de pronto, tengan hijos. Es cierto que moverse con los pequeños lo vuelve todo un poco más complicado a la hora de organizar, pero no es menos cierto que el sector turístico ha puesto todo de su parte para facilitar al máximo la vida de todos aquellos que con bebés, niños pequeños o, incluso, adolescentes, siguen queriendo regalarse unas vacaciones a medida sin por ello empeñar el presupuesto del año.

Para mostrar cómo están siendo los cambios en el modelo hotelero orientado a familias, Gran Isla Hotels cuenta con una trayectoria más que interesante: sus hoteles son clásicos en una isla como Mallorca. Las ubicaciones son privilegiadas pero sus instalaciones estaban fuera de la demanda desde hacía tiempo. Por ello abordaron el cambio con fuerza e invirtieron esfuerzo y tiempo en convertirlos en lo que ahora son. Hoteles especializados, algunos de ellos rediseñados por completo con una temática muy concreta y atractiva para los pequeños, sin dejar de lado a los adultos.

Su buque estrella, en este sentido, es el Pirates Village Apartments. Se trata de un complejo nuevo, diseñado con unas pautas muy claras y el objetivo de conquistar al viajero que pretende combinar sus ganas de descanso, aventura y diversión con las de sus hijos. Por ello, este alojamiento -famoso por su temática inspirada en el mundo pirata- ha logrado llegar y vencer. Es uno de los más solicitados de la zona de Santa Ponsa, en el litoral oeste de Mallorca. Todo en este complejo está relacionado con el mundo de los corsarios, los piratas y sus naves, desde los menús a los juegos acuáticos de las piscinas, las decoraciones del miniclub y sus talleres y actividades. Aúnan, además, la comodidad de los servicios de un hotel con el espacio, privacidad e intimidad de unos apartamentos en Mallorca a escasa distancia de una de las playas más emblemáticas de la isla.

Pirates Village Hotel

Pero no es necesario ir tan lejos para cambiar el concepto tradicional de hotel para familias. El Plazamar Serenity Resort, otro de los alojamientos de Gran Isla en la costa de Calvià, guarda muchas referencias con los hoteles de playa de siempre pero gracias a la incorporación de determinados elementos, instalaciones especiales y detalles se ha transformado en un alojamiento para viajar con niños de referencia: cuenta con múltiples salas y espacios destinados a los peques, para que jueguen de forma segura siempre en el entorno del complejo de apartamentos. Piscinas con toboganes y atracciones acuáticas, un programa de entretenimiento mucho más amplio y variado para cada día, fiestas temáticas y todo tipo de eventos orientados a la diversión en familia. Todo ello ha logrado no solo retener a la clientela habitual sino que ha atraído a un gran número de familias, fidelizando a muchas de ellas.

Como contraste, la cadena ha apostado por un Solo Adultos en Alcudia, donde los protagonistas son los mayores de 16 año y donde los servicios se centran sobre todo en deporte, salud y bienestar, gastronomía y ocio para grupos de amigos y parejas que buscan tranquilidad. Se trata del Hotel Piscis Alcudia, a solo unos metros de la gran playa de Alcudia.

Elementos clave del nuevo alojamiento familiar

  • Habitaciones.- Más amplias, con mobiliario modular fresco, divertido y práctico a la hora de configurar a toda la familia. Algunos hoteles incluso optan por tematizar la decoración de las habitaciones que se comercializan como familiares con detalles infantiles.
  • Miniclubs.- Crecen, mejoran y se multiplican. Muchos ofrecen uno diferente por tramos de edad, adaptando las actividades a las necesidades de los peques según los años que éstos tengan. Los horarios también son más amplios y flexibles.
  • Piscinas.- Se convierten poco a poco en parques acuáticos de pequeño tamaño. Toboganes, circuitos, muñecos, tirolinas… La imaginación no tiene límites. Muchos también incorporan mini piscinas para los bebés y monitores especialmente dedicados al control de estas nuevas zonas acuáticas.
  • Áreas Solo Adultos.- Porque los padres también se merecen sus ratos de relax y descanso. Spa, cabinas de masajes, Jacuzzis, chill out… Estas zonas reservadas están preparadas para que los adultos aprovechen los tiempos de miniclub de los niños y sus actividades con monitores para desconectar.
  • Gastronomía para todos.- Los menús infantiles están estudiados para que la hora de comer no sea un drama sino algo entretenido y divertido. Combinando nutrición, alimentos saludables y bajos en grasas, cocina tradicional y elementos originales, se crean propuestas que los niños reciben con una sonrisa. Algunos tienen hasta comedor infantil, con monitores que atienden a los pequeños y les enseñan a disfrutar de la comida.

Documentación:

Así era el turismo familiar en 2005. Por Hosteltur.

Nuevos perfiles de turistas. 2014. Hosteltur.

12 Abr de 2017

El ‘boom’ gastronómico en la hotelería y sus ingredientes secretos

En los últimos años estamos asistiendo a un increíble resurgir de lo gastronómico. En TV, en prensa y en la proliferación de restaurantes de autor y aulas de cocina por toda España. Que al ser humano se lo conquista por el estómago no es ningún secreto, lo que sí es menos visible es que, detrás de todo este fervor de masas por la cocina, hay enormes esfuerzos de marketing invertidos.

Masterchef, Topchef, Chefs a table… La lista de programas de televisión que han convertido a la cocina en un producto de masas es interminable. Pero más allá de la pequeña y gran pantalla existen otras muchas propuestas, más centradas en la cocina de verdad, en acercar lo culinario y su excelencia a la población, la que siempre ha tenido afición por los fogones y la que, a raíz de esas fórmulas televisivas, ha descubierto un nuevo mundo apasionante.

Hoy, en este artículo, queremos tratar la vertiente gastronómica desde el segmento que nos atañe: el marketing turístico. ¿Cómo hacer de la restauración dentro de los hoteles un motivo más -sino el principal- de reserva de alojamiento? Pues trabajando el concepto desde sus más mínimos detalles, creando necesidades nuevos, abriendo campos que hasta ahora solo estaban accesibles para unos pocos, haciendo de las cocinas de los hoteles un espacio más de actividades para sus huéspedes, creando auténticas aulas para gourmets.

Gastronomia del Aula de Cocina del Mencey

 

Uno de los ejemplos más claros que ha sabido trabajar mucho esta línea de actuación y marketing es el Aula de Cocina del Mencey. Integrada en el hotel 5 estrellas IBEROSTAR Grand Hotel Mencey, este rincón culinario es el fruto del aprovechamiento del equipo de chefs del hotel, de sus espacios de restauración -como el restaurante Los Laureles o el innovador restaurante Papa Negra– para crear una propuesta atractiva y diferente para los huéspedes: un lugar donde descansar y donde aprovechar tus vacaciones para hacer lo que tus jornadas de trabajo maratonianas no te permiten.

La Cocina del Mencey nace así de la mano de un abanico completo de cursos de cocina en Tenerife que marcan un antes y un después en la forma de entender el concepto de hotel gastronómico. Aquí no solo se come de vicio sino que uno participa de todo el proceso si lo desea y, además, se lleva a casa como souvenir el saber cocinar platos del destino.

La conexión con la sociedad local en la que está inmerso el hotel ha sido, en el aspecto del marketing, algo esencial: buscar la complicidad de los locales, de los proveedores, de los productores y de los propios aficionados a la gastronomía en Tenerife ha colocado a La Cocina del Mencey como un referente. De ahí la celebración de jornadas regionales, nacionales e internacionales de gastronomía en sus instalaciones. De ahí la gran promoción de la cocina tinerfeña asociada a su nombre.

En este momento, el hotel se convierte en una atracción más del destino: ¿quién no querría aprender y disfrutar de lo mejor de la cocina canaria durante su estancia en Tenerife y qué mejor sitio que el Grand Mencey? El trabajo de marketing ha dado resultado y hoy por hoy la fama del aula de cocina y de sus restaurantes traspasa frontera y la demanda es altísima en cualquier época del año. Además, alrededor de esta idea central no dejan de crecer pequeños proyectos como las sesiones de tarde que se organizan con cócteles en la terraza del hotel, donde se juega con las ginebras más selectas y el sushi más exquisito, todo ello aderezado con música y el ambiente más animado. ¿Hay límites? Bueno, como todas las modas, si no se alimentan, se diluyen. Pero lo cierto es que las posibilidades pueden ir tan lejos como la imaginación nos permita.

15 Mar de 2017

Garden Hotels refuerza su apuesta por el marketing online

El salto del marketing tradicional al marketing online se consolida ya no solo en los grandes grupos hoteleros de cobertura mundial sino que firmas intermedias, como la cadena mallorquina Garden Hotels, que en este último año ha hecho un completo rediseño no solo de su plataforma web para venta directa online sino de todas sus acciones de promoción.

Llegar al cliente directo. Ganarse la confianza de un huésped desde mucho antes incluso de que lo sea. Conseguir que te elijan entre el ruido que a diario recibe un consumidor medio. Hacerse un hueco en su mente. Convencerlo no solo de que pruebe… sino de que vuelva. Éstos y muchos más son los retos a los que se enfrentan hoy en día las marcas y, en especial, las del sector turístico y hotelero, concretamente.

Los cambios en el mercado y en las formas de compra de viajes y reservas de alojamiento que existen hoy en día han dibujado un escenario nuevo donde el hotelero puede ir directamente a su potencial cliente -sin pasar por intermediarios, aunque estos sigan teniendo aún mucho poder- y ofrecerle sus servicios. La primera ventaja está clara: en este proceso se ahorra un peaje que permite poder dar al usuario un precio más ajustado sin restarle un ápice en servicios y calidad.

Nuevas y mejores web de venta directa sumadas a una fuerte campaña de acciones en redes sociales e email marketing son la combinación estrella para una estrategia de venta directa fructífera. El objetivo es triple: primero aumentar reservas en el canal directo, reforzar el branding, crear comunidad y embajadores de la marca y fidelizar al cliente.

Garden Hotels, hoteles en Mallorca

Las ofertas y promociones se diseñan ya específicamente para esta nueva vía de reserva. De hecho, la mayoría de las cadenas ofrecen los mejores precios online disponibles, por encima de las plataformas de terceros. Algo con lo que el viajero se está familiarizando poco a poco, como en su día hizo con las ventas de billetes online. La curva de crecimiento tiene todavía un largo recorrido en este sentido pero se nota ya un claro cambio de hábitos.

Por ello, siguiendo el ejemplo de los grandes grupos hoteleros, firmas hoteleras de mediano y pequeño tamaño están haciendo titánicos esfuerzos por adaptarse y sacar el máximo provecho de este modelo. Una de ellas es la mallorquina Garden Hotels, que cuenta con hoteles en Mallorca, Menorca, Ibiza, Almería y Huelva. Algunos de los alojamientos en los que han reforzado su estrategia de marketing son precisamente los más familiares o los destinados específicamente al segmento de parejas que buscan un hotel solo para adultos: Alcudia Garden Aparthotel, Garden Holiday Village y el Cala Millor Garden Hotel son los referentes.

Su web ha sido renovada por completo, mejorando la facilidad de reserva y pago, aumentando las ofertas y segmentándolas cada vez más. Las acciones de fidelización miran también hacia esa segmentación y especialización del público al que va dirigido cada hotel dentro de la cadena, dando al usuario y potencial cliente las mejores excusas para regresar.

Lo más importante y significativo es que Garden Hotels no solo ha aumentado la inversión en su estrategia de marketing online sino que ésta la ha acompañado de una completa renovación de sus hoteles, de sus instalaciones e incluso del concepto de sus alojamientos, buscando nuevos nichos de viajeros a los que conquistar.

Un camino que para muchas otras cadenas debe ser un modelo a seguir ya que, desde una posición modesta de partida, han logrado colocarse entre las cadenas más valoradas del mercado, con premios de los usuarios que son, al fin y al cabo, los que hacen que el negocio funcione.

Playa Garden Selection Hotel Spa

20 Feb de 2017

Hoteles segmentados: la fórmula Sol Hotels

El sector turístico está inmerso en una espiral de segmentación, especialización y personalización de los servicios. Sucede tanto en las aerolíneas como en la oferta complementaria pero se deja notar, sobre todo, en los hoteles con el nacimiento de novedosos conceptos de hotel más pensados para cada tipo de usuario.

La segmentación hotelera es un hecho patente que ha venido perfilándose desde hace ya casi una década. Los primeros pasos en este sentido eran tímidos pero en los últimos años la escalada ha sido tal que ya se puede hablar de un fenómeno que ha venido para quedarse y al que nadie, ni los pequeños ni los grandes, pueden dar la espalda.

Es cierto que, como suele suceder siempre en sectores tan variados como el turístico, no todos los agentes que intervienen en él se mueven al mismo ritmo:

  • el usuario y sus demandas galopan a la marcha que le impone internet y las nuevas tecnologías,
  • las OTAS y los touroperadores se adaptan de forma flexible ofreciendo los nuevos servicios a sus viajeros tradicionales
  • los grupos y cadenas hoteleras más importantes siguen la pauta con bastante agilidad gracias a su gran capacidad de inversión
  • las cadenas más modestas y los pequeños hoteles tratan de salvar los muebles programando cambios que poco a poco definen mejor cada tipo de hotel.

No es fácil. La segmentación requiere transformación y, en ocasiones, a gran escala de lo que son los hoteles que tradicionalmente se habían impuesto hacia unos alojamientos mucho más definidos y vinculados a un tipo de viajero concreto. Hoteles para parejas, para jóvenes, para niños, para familias, para deportistas, para ejecutivos… La clasificación es prácticamente similar a la que había antes, el cambio radica en que los hoteles se configuran -por completo y no solo con pequeños detalles- para atender a un viajero que paga y exige, un viajero que ya no se conforma con lo de siempre, que quiere más.

Sol Hotels & Resorts

Un caso de estudio que ya sirve de ejemplo en muchas mesas redondas del sector es la transformación de los hoteles para familias del Grupo Melià Hotel & Resorts que se comercializaban bajo la línea Sol Hotels: se tomaron una serie de establecimientos que la firma mallorquina tenía en una de las zonas más maduras turísticamente hablando de la isla y se reformaron por completo, cambiando no solo el estilo y la decoración sino todo el concepto de experiencia que ofrecían al viajero.

Hoy en día, Sol Hotels es sinónimo de innovación y vacaciones exclusivas gracias a hoteles que han cambiado la forma de entender las tradicionales vacaciones de sol y playa. Sol House, Sol Beach House, Sol Wave House y Sol Katmandú Park & Resort rompen esquemas y despiertan curiosidad entre viajeros de todo el mundo. Lo primero que llama la atención es la revisión completa del estilo y diseño de los hoteles en su interior: habitaciones temáticas, espacios completamente customizados e inspirados en la moda más actual, zonas pop up que cambian cada temporada en función de las tendencias y gustos, instalaciones donde la tecnología toma el protagonismo, áreas dedicadas íntegramente a experiencias diseñadas a medida del tipo de huésped hacia el que apunta cada hotel…

Así, destaca la gran piscina de olas artificiales en la que practicar surf frente al mar del Sol Wave House, el parque de atracciones que se integra con el resort en el Sol Katmandú Park -considerado uno de los hoteles para familias con niños pequeños más revolucionarios del momento- y la experiencia Solo Adultos que ofrece el Sol Beach House en un ambiente selecto, fresco, relajado y lleno de sofisticación.

Con sus hoteles de siempre dedicados a un tipo de viajero diferente, Sol Hotels ha logrado concentrar en una zona de turismo de masas a viajeros de todo el mundo que eligen este destino prácticamente solo por vivir la experiencia de alojarse en estos hoteles.

Y ahí está la clave: no hay que segmentar por segmentar, se trata de convertir tu hotel en un atractivo fundamental del destino, una experiencia más. Al mismo tiempo, la estrategia apunta no solo al extranjero sino que trata de llegar y cautivar también al turismo nacional y, por supuesto, al local, de modo que los hoteles sean agentes activos y participativos de la vida social y cultural de la comunidad en la que se integran.

Sol Hotels es también un ejemplo de esto, con el patrocinio de uno de los mayores eventos musicales de la isla: el Mallorca Live Festival que en esta edición 2017 -la segunda ya- cuentan con el grupo internacional Placebo como cabeza de cartel.

19 Ene de 2017

¿Por qué es mejor Todo Incluido?

All Inclusive by IBEROSTAR

Que nadie se engañe: el Todo Incluido en los hoteles triunfa porque es fundamentalmente cómodo y económico. A partir de ahí, sobre todo en los últimos tiempos, se le pueden añadir otra serie de ventajas que se han ido incorporando a este modelo de régimen de alojamiento que durante muchas décadas ha representado la fórmula para viajar barato en nuestro país. Destinos maduros de vacaciones .  

Destinos maduros como Mallorca, Canarias, el Levante o el Sur de España lo saben bien: el Todo Incluido en vacaciones es la opción más buscada porque es, ante todo, pura facilidad para el disfrute sin preocupaciones. Ligado históricamente al turismo de sol y playa que quiere que sus días de relax sean eso, relax y descanso sin complicarse con lo más mínimo, el Todo Incluido lejos de desaparecer como se temió hace unos años se ha venido arriba. Hay más y mejor. Y las ventajas que aporta son el motivo principal por el cual resiste con tanta fuerza en nuestro país y en tantos otros lugares de vacaciones.

El hotel Todo Incluido del siglo XXI es cierto que se parece muy poco al de los años 50 cuando se produjo aquel boom turístico que colocó a España al frente de Europa como destino vacacional. Aunque todavía se pueden encontrar Todo Incluido de los de antes, los hoteles que apuestan por este régimen de alojamiento hoy por hoy sorprenden al ofrecer un sistema de alojamiento que sigue permitiendo mantener las dos grandes ventajas del All Inclusive (la comodidad y el precio competitivo) y al que añaden valores nuevos: servicios más exclusivos, pensados para necesidades muy concretas de públicos específicos creando una atención más personalizada sin renunciar al turismo de masas.

Todo Incluido permite pagar las vacaciones en el momento de la reserva, eligiendo a mejor precio habitaciones de más lujo, con servicios más variados y con acceso a la mayor parte de las instalaciones del hotel. Quedan fuera de este Todo Incluido habitualmente los espacios más innovadores o que aportan un plus diferencial como son los centros de hidroterapia y spa dentro de los propios establecimientos o asociados a ellos, los restaurantes gourmet a la carta y las terrazas chill out lounge cuyas bebidas y cócteles sí se cobran como un extra.

All inclusive hotels

Pero con los nuevos Todo Incluido versión Premium o Plus sí hay opciones que integran estos servicios más selectos, al menos con un número de usos limitados dejando la opción al huésped de probarlo y que, si le convence, pueda abonar el coste adicional que suponen. Lo que sí se contemplan son la gastronomía diaria -de mayor calidad, tanto en los restaurantes temáticos como en los buffet-, las bebidas, postres y meriendas, los servicios de miniclub y actividades complementarias como deportes, fiestas, shows y bailes.

También se pueden ahora reservar suites con Todo Incluido, pudiendo de este modo optar por una experiencia de lujo sin renunciar a la tranquilidad de saber que todo está abonado desde casa y uno solo tiene que ir al hotel a disfrutarlo. Sin estar pendiente de nada.

Esta gran variedad es la que hace que los Todo Incluido triunfen sobre todo entre los que viajan en familia pues son los que necesitan alojamientos más completos y versátiles con el fin de que todos y cada uno de los miembros de la familia, desde niños a abuelos, puedan aprovechar al máximo la estancia, tanto dentro del hotel como recorriendo su entorno.

Es menos frecuente decidirse por un Todo Incluido para parejas que viajan a una ciudad: los viajes urbanos suelen exigir pasar mucho más tiempo fuera del hotel de modo que no compensa la opción de que el alojamiento incluya almuerzo y cena. Es cierto que sí hay una clara tendencia a que la inclusión del desayuno en el precio del alojamiento sea motivo de reserva frente a otros hoteles que no lo ofrecen, pero el Alojamiento y Desayuno es un régimen muy más flexible y menos completo que el Todo Incluido, de modo que la variación en el gasto que supongan al final las vacaciones puede ser mucho más incontrolable.

El Todo Incluido nunca ha tenido la etiqueta de lujo que quizás ahora, en algunos hoteles, merezca. Porque sí, hay hoteles Todo Incluido que son auténticos oasis de placeres y felicidad como es el caso del IBEROSTAR Anthelia, en el sur de Tenerife. Otros más modestos de esta misma cadena hotelera -una de las principales de nuestro país en diseñar este tipo de régimen Todo Incluido con más tino- es el Fuerteventura Palace, hotel Todo Incluido en Fuerteventura, ubicado en Playa Jandía y con espacios pensados para asegurar una experiencia de relax de alta categoría a precio de un 4 estrellas.

El sur de Tenerife es un destino donde proliferan los ejemplos de Todo Incluido con más calidad: los hoteles Todo Incluido en Costa Adeje son una muestra única en variedad y atención que ha convertido a esta zona de la isla en un auténtico paraíso de las vacaciones de sol y playa más selectas. Además de que tienen la ventaja de que el clima les permite funcionar todo el año, están avanzando mucho en el cuidado del producto y las instalaciones, así como en la personalización de las experiencias de cada huésped.

Mallorca es otro punto de referencia que no se puede dejar de mencionar cuando se habla de vacaciones Todo Incluido. Aunque la isla siempre ha estado ligada a un turismo de masas de cierta calidad, en los últimos años había perdido cierto pulso en este sentido pero ahora ha vuelto a recuperarlo, ofreciendo hoteles más completos, de diseño vanguardista y con experiencias más pensadas, tanto dentro como fuera del establecimiento. Algunas muestras interesantes se pueden encontrar en el norte de Mallorca, en la zona de hoteles de Playa de Muro o en los hoteles Todo Incluido en Cala Ratjada, donde además del valor del alojamiento se brinda el encanto de un pueblo marinero lleno de tradición y vida.